miércoles, 26 de noviembre de 2014

La NO depresión postparto

Algunas amigas/conocidas/vecinas, y en el curso de preparación al parto, casi daban por hecho que sí o sí ibas a tener depresión postparto. Que no era como en las pelis, que el amor hacia tu bebé no surgía de repente, que te podían aparecer ganas de desatenderlo y salir corriendo, que te podía apetecer más estar con tus amigas que con tu bebé...

Os quiero contar como me sentí yo porque no es ni tan negro, ni blanco.

Me sentí completamente en una nube. Una nube de amor en la que el "por mi hija mato" de la Esteban se quedaba corta pero no cuando nació, si no, desde que supe que estaba embarazada. Babeaba viendo a mi marido babear. Yo creo que se ha vuelto a enamorar, y me encanta. Solamente quería ponerme bien para estar con mi muñequita y cambiarla, vestirla, cogerla...

También las lágrimas las tenía a flor de piel. Lloraba pensando en lo afortunada que soy por tener a mi niña, mi marido, mi familia y mis amigos. Lloraba cantándole bonitas canciones que también le canté o escuchamos durante el embarazo, lloraba cuando algo no salía bien (le hicieron análisis por estar amarilla, casi me vuelven a meter en quirófano porque no expulsaba bien la sangre de la cuarentena y se me hicieron coagulosos...). Y también lloré cuando mis sobrinos con toda su ilusión vinieron a conocer a su nueva prima y a traerle regalos, especialmente aquellos que habían hecho con sus propias manos.

Mi atención estaba 100% en mi baby, por eso lo describo como estar en una nube. No atendía a las visitas como yo las atendería, no eché todas las fotos que yo echaría, no hice todo lo que dije que iba a hacer (me refiero a pequeñas cosas de "mándame una foto", por ejemplo) Estaba muy olvidadiza y centrada en mi baby.

Como veis, no puedo decir que me encontrara al 100% en mi sano juicio y que no me notara nada  especial. Es un momento en el que cuerpo y mente tienen que equilibrarse porque el cambio es brutal. Pero es un cambio que he deseado taaaanto que a base de entregar todo mi amor a paciencia no me ha parecido nada fatal.

Cabe destacar que el monstruo de la inseguridad aparece cada dos por tres: que si la subida de la leche, que si introduce las pezoneras, que si le cambio ya el pañal, que si porque llora, que si le duele la barriga, que si le doy teta o me espero, que si... Constantemente hemos querido hacerlo 100% bien y por eso salen las dudas de novatillos. Pues nada, paciencia, instinto y buenos consejos de los que te rodean.

Todos mis respetos para las chicas que sí entren en una depresión pero creo que en los cursos y las amigas/conocidas/vecinas lo que deberían hacer es animar a superarlo, ayudar a aceptar que hay que pasarlo, que hay que ubicarse y que encima se está flojilla físicamente por las consecuencias del parto... pero que tener un hijo es lo más grande del mundo y las que hemos pasado lo que hemos pasado por el castigo de los tratamientos no podemos perdernos de vivir a tope ni un segundo de nuestro gran sueño. Yo lo siento así, prefiero mirarlo en positivo que aceptar que toca tener depresión. 

Amor, paciencia, desfrutar de lo bueno de la vida y de cada momento es lo que he hecho y encima rodeada de todos los míos que lo han vivido con la misma ilusión que yo. No se puede pedir más. 

lunes, 17 de noviembre de 2014

Trucos para la primera toma de contacto con la lactancia

La baby duerme plácidamente después de mamar y aprovecho para contaros cuatro cosillas que hice y que creo que me ayudaron mucho a que a día de hoy sigo adelante con la lactancia.

Estar concienciada. Hablé conmigo misma varias veces antes del parto para hacerme saber que después de parir (sea por el método que sea) iba a estar super cansada, dolorida, ida... Así que ya me conciencié de que tendría que asumir un sobresfuerzo para instaurar la lactancia. Es como una sensación de que se te acumula la faena. En mi caso, no estaba recuperada de la cesárea que ya tenía que abrir un nuevo frente.

Pedir y recibir ayuda profesional. Serán cientos las voluntarias (amigas, primas, tias, cuñadas...) que se ofrecen con la mejor de las intenciones a aconsejaros. Para evitarme confusiones y males de cabeza innecesarios, siempre confié en las chicas de la nurserie del hospital (que en Dexeus se encargan ellas de dar apoyo a la lactancia) y en mi doula (sí, he tenido una persona para ayudarme  con las dudas de la lactancia y los cuidados de la baby). Éstos dos apoyos me han dado seguridad y sobretodo cuando he visto que lo que me decían coincidía.

Agua, masajes y hojas de col. Con la subida de la leche los pechos se ponen muy grandes, muy duros y muy calientes. A base de darme baños en los pechos de agua caliente, masajes con aceite de oliva en circulo y apretando el pecho hacia delante para deshacer los bultitos que se hacen de las obstrucciones y poniéndome hojas de col frías en el pecho (dejarlas puestas hasta la siguiente toma) conseguí sobrevivir. Los primeros momentos, cada toma necesitaba hacerlo para aliviarme pero sin darme cuenta, fui retirando los baños de agua caliente, las hojas de col... hasta que me quedé solamente con los masajes y ahora ya tampoco necesito hacerlos.

Disponer de un sacaleches y unas pezoneras. Yo no esperaría a tenerlo cuando me doy cuenta de que lo necesito. Si vas a dar el pecho el % de que lo vas a necesitar es alto y si no lo tienes mano, el recurso más fácil es pedir un biberón y dejarlo estar.

Por último, casi no hace falta decirlo pero es tan necesaria, paciencia. Es un proceso y hay que ir superando etapas, sin darnos cuenta todo irá a mejor, irá pasando y lo conseguiremos. 

Hay una parte muy importante del éxito de la lactancia que recae en nuestro bebé. La baby fue una campeona en todo momento y se colocó super bien, poniéndome las cosas mucho más fáciles. 

Me queda pendiente formar parte del grupo de apoyo a la lactancia. Creo que será de ayuda, conoceré otras mamis, etc. etc.

Es una experiencia muy personal, a cada una se le presentaran sus propias dificultades (yo no tengo mucho pezón y con la subida de la leche desapareció del todo. Además, el poco que había se cubrió completamente de grietas y sangraba. Las pezoneras fueron claves para poder conllevarlo. A otras los bebés no les comen lo suficiente, o tienen frenillo, o no soportan el dolor... 

Mi idea es dar pecho exclusivo hasta los seis meses y luego, con el sacaleches, darle la leche que necesite para los cereales. Ésto es la idea, luego veremos como va yendo la cosa. Os lo iré explicando. 

De todas formas, pasa como con el parto, no se es mamá de primera o de segunda por dar el pecho o no darlo. Es una opción a elegir y si, sea por el motivo que sea, no se consigue dar el pecho, se sigue siendo la mejor madre del mundo. 

Sigo en una nube con éste bombón de niña que tenemos. Cada día le ves como avanza, como aprende y como nos quiere. Nos hace sentir taaan bien. Con ella sabemos lo que es el amor en estado puro.





miércoles, 12 de noviembre de 2014

La llegada de mi baby. Cesárea en Dexeus Barcelona

El gran momento llegó! Nuestra preciosa baby esta con nosotros. Pesó 3.300Kg y midió 49 cm. La experiencia ha sido fascinante y ha ido todo sobre ruedas.

Tras cinco intentos de escribir este post, parece que a lo voy a conseguir. De todas formas, no es más buena porque no se puede. Si los gases no alteran su ritmo, todo es cariñitos, cambios de pañal, teta y dormir placenteramente. Una preciosa niña de manual ;) Ya os digo que más suerte no se puede tener.

Quiero contaros muchas cosas pero en ésta ocasión me centraré en la cesárea. Busqué y rebusqué información sobre como eran las cesáreas en Dexeus y alguna cosa encontré pero no todo lo que me hubiese gustado.

A las 7.00h de la mañana ingresé en la clínica. Nos hicieron dejar 100€ en depósito para posibles gastos como los pendientes, la tele... Nos acompañaban los abuelos maternos y paternos. La sala de espera se comporte con urgencias. Se les debió hacer eterno porque hasta las 14h no nos vieron ni a mi ni a la niña. La despedida para entrar a la zona restringida fue a moco tendido, jeje. La emoción y los nervios se apoderaron del momento pero la felicidad estaba por encima de todo. 

Nos instalaron en un box y se presentó un comadrón, Roberto. Nos hizo las preguntas de rigor sobre alergias, bla, bla... y me puso la via. Al rato vinieron dos ginecólogas que fueron las que me asistieron en la cesárea. Eran super jóvenes, como la mayoría del personal de ginecología de Dexeus. Paco, un camillero simpático, me llevó en silla de ruedas al quirófano (pequeñito y no muy diferente del box. Con alguna que otra máquina más). Mi marido se quedó fuera hasta que la anestesia hizo su trabajo. Primero me pusieron un minipinchacito en la espalda para anestesiar la zona y después la epidural. No dolió nada de nada. Tan solo noté una vez como una minicorriente de lumbago pero poca cosa. Esperamos un ratito y aún sentía la barriga (me daban pellizcos y resultaban desagradables) así que por la vía me dieron otro chute. En éste momento mi lucidez se vio ya afectada porque, aunque yo creo recordarlo todo, mi marido me explica cosas que o recuerdo vagamente o directamente no las recuerdo. Me sondaron (no te enteras de nada gracias a la anestesia). Y... sacaron a mi niña!!!!! Nos la enseñaron medio segundo y de lejos. Los dos coincidimos en decir que era guapísima!!!! Rellenita, con los ojitos abiertos... Parecía que las mismas ganas que teníamos nosotros de verla, las tenía ella.  La llevaron a medio metro de nosotros para limpiarla un poquito y aspirarle las vias respiratorias. La oía llorar (era música celestial). En unos segundos nos la dieron. No la podía tocar porque en un brazo tenia la tensión y en el otro el suero (te los ponen como en cruz) pero la tenía sujetada por mi marido encima. Le veía su ojito achinado con unas pestañas preciosas. De repente mi marido se puso a llorar. Me impactó. Le cuesta mucho exteriorizar sus sentimientos pero supongo que en el momentazo de su vida se dejó llevar. 

Empecé a notar mucha presión en toda la barriga. Se me hacía pesado. Perdonad que sea explícita pero me daba la sensación de que me estaban recolocando todos los órganos. Pregunté que si quedaba mucho y me dijeron que un ratito. Por lo visto tomaron la decisión de volverme a poner anestesia y entré en un plácido sueño.

El plan era que mi marido iba a hacer el piel con piel mientras yo iba a la sala de reanimación. Se quedaron sin box, así que lo echaron fuera. Cuando menos me lo espera aparece mi baby y la dejan conmigo. Sorpresa! Bendita sorpresa! Pero iba vestida y llorando... y yo con un globo que no veas... así que ni piel con piel, ni ponérmela al pecho... Y que se me ocurrió? No paré de hablarle, piropearla y decirle cosas bonitas pero no era suficiente para calmarla. Así que utilicé el dedo pequeño como chupete (lo había visto en bebé a bordo de Divinity) fue mano de santo. Aquí considero que me fallaron. Si la hubiesen traído desnudita y alguien se hubiese prestado,  hubiésemos hecho piel con piel y la hubiese puesto al pecho. Pero bueno, salimos airosas de la situación.

Cuando subimos a la habitación allí estaba la familia esperándonos, tal y como yo quería. Necesitaba sentirme arropada.

La felicidad, el amor, el optimismo, el positivismo... los tenía y los tengo a flor de piel. Eso ha hecho que mi frase más repetida durante los días de recuperación en el hospital fuese que cada segundo que pasaba íbamos a mejor. Es un proceso que hay que pasarlo pero como tienes a la baby delante, yo solo quería estar bien para poder cogerla, darle de mamar, vestirla... 

Poco a poco fue sucediendo todo: me quitaron la vía (duele cero), me quitaron la sonda (duele cero, como quitarse un tampax), me levantaron (primero un poquito de mareo y sensación de quemazón en la cicatriz, pero el resto de veces siempre a mejor), me hicieron andar (la primera vez notaba el quemazón pero poco a poco fue a menos)... hasta que en cuatro días para casa y tres días después me quitaron las grapas que también dolió cero. 

La atención de todo el personal fue perfecta en todo momento. Nos ayudaron con la lactancia, resolvieron nuestras dudas de lo que fuese, se mostraron cariñosas con la niña y con nosotros... El único fallito lo que os he explicado de que me la trajeron a la sala de reanimación (eso muy bien) pero que ni piel con piel ni ponerla al pecho.

Tengo muuucho más que contaros. Ahora solo se trata de ir encontrando huequitos para hacerlo. 

Como podéis leer, ha ido todo perfecto. Me siento eufórica, en medio de un sueño hecho realidad. Mi princesa ya está en casa. Ahora sí que somos una familia. 






miércoles, 22 de octubre de 2014

24 de octubre de 2014 el nuevo gran día de nuestras vidas

Pues sí, ya vamos a dar un pasito más. Éste viernes, a las 7h de la mañana ingresaré en Dexeus y, supuestamente, a las 9h me harán la cesárea.

Que mezcla de sentimientos (me recuerdan mucho a las sensaciones que viví durante el tratamiento). Estoy cagadita pero se mezcla con la ilusión de verla, de tenerla por fin, de que ella esté bien... Como siempre, porque yo soy así, no puedo evitar que por mi cabeza pasen cosas catastróficas y posibles desgracias que a fulano le pasaron, que mengano me explicó... pero intento que no duren ni un segundo y pensar que todo va a ir bien.

Me sorprendre que tanto a mi marido como a mi, después de tanto luchar y tanto desear y aún nos parece mentira que el viernes vayamos a ser papis. Tengamos a nuestra baby en los brazos y sea una realidad. Supongo que cuando la veamos y la toquemos pondremos los pies en la tierra pero a escasas horas del gran momento aún nos cuesta creerlo. 

Lo tenemos todo preparadito, solo falta la baby. Nuestra ilusión, la de nuestra familia y la de nuestros amigos es máxima. Todo el mundo ya tiene reservada la agenda (y los clinex) para venir a conocer a la baby.

Tengo miedito... a la epidural, al corte, a los puntos... pero se tiene que pasar y quiero pensar que todo tan planificado como va a ser lo tengo que ver en positivo y que voy a estar más tranquila. Espero tener una recuperación facilona que me permita disfrutar de mi baby en todo momento.

Intentaré ir manteniendo el blog por poco que pueda y explicando aquellas experiencias que creo que compartiéndolas dejan un granito de arena para todas las que vienen detrás.

Una vez más, gracias a todas por leerme, animarme y acompañarme en esta aventura de la infertilidad y el embarazo. Es gigante lo que éstos blogs me han llegado a aportar. Han sido una fantástica vía de escape, de apoyo y de información que me han ayudado en todo momento. Os debo mucho, por eso sigo aquí.

Hasta la próxima! Que ya será con mi princesa en casa. 


sábado, 11 de octubre de 2014

Seguimiento del embarazo en Dexeus

Como os expliqué en un post  anterior,  me costó mucho decidir en qué hospital llevar el seguimiento del embarazo y el parto. Al final aposté por Dexeus. La experiencia ha sido muy positiva en mi caso, aunque hay alguna cosilla a comentar. Me quedo tranquila con la decisión que he tomado en lo que se refiere a las visitas de siguimiento, el parto, cuando suceda, ya os lo valoraré. Parece que queda muuy poquito y que en dos semanitas la baby estará con nosotros.



Las visitas me las han hecho cada mes con eco de control y seguimiento con la ginecóloga. Me fallaba un poco que la eco te la hace quien te toque y que después pasas con la ginecóloga que siempre es la misma. Pues bien, en todas las ecos hemos encontrado doctoras (siempre mujeres) amables que nos han transmitido seguridad y que sabían perfectamente todo lo que tenían que mirar. Un sistema muy protocolarizado.  Nos han parecido ecos super completas. De cada eco hemos salido con un informe de por lo menos 5 páginas con todas las medidas, con más de 10 ecos de cada parte del cuerpo que han ido valorando... Y también, en algunas, nos han puesto un ratito la 3d.

Un indicador de que las ecos son super completas en cada visita es que la de las 20 semanas no fue muy diferente de las demás. Hay chicas que me decían, "buf! es muy larga, te miran de todo!" pues en Dexeus te miran de todo en todas (y eso da mucha tranquilidad mes a mes). 

Mi dra. de referencia ha sido Eva Meler. Una chica joven, amable, nada alarmista y que escucha y  responde a todas las preguntas que le quieras hacer. Hemos coincidido con ella en algunas ecos, me ha hecho el cultivo de la semana 37, tactos... y me ha parecido fina, fina ;) 

A medida que los meses han ido pasando, la he ido identificando como mi doctora de referencia y me hubiese gustado para ganar confianza y tranquilidad tenerla en el parto peeeero (éste es el mayor fallo de Dexeus) ho pagas 1.000€ o te atiende en el parto quien te toque. Querer el servicio lo quiero, pero me niego a pagar los 1.000€ cuando en otros sitios no cobran y ya estamos pagando la mutua (que no es poco). 

De las instalaciones, la organización de las visitas, los tiempos de espera... quejas 0. Todo muy bien.

De las veces que hemos ido a urgencias, también muy bien. Siempre mucha suerte con el personal, nos han tranquilizado, nos hemos sentido bien atendidos... Por decir algo menos positivo, la sala de espera de urgencias de ginecología le queda un poco corta a la clínica. Son unas 8 sillas colocadas en un pasillo que se comparten entre las chicas que se tienen que visitar por urgencias, las que llegan de parto y los acompañantes. Primero te atienden en el mostrador general y luego te derivan a ese pasillo que os digo. Cuando llegas al pasillo tienes que picar a un interfono y explicar porqué estás ahí delante de todo el mundo que esté en las sala "Hola, vengo a visitarme de urgencias por bla, bla, bla...". Entonces viene la enfermera, recoge tus etiquetas y al ratito te llaman.  Yo he escuchado: vengo con sangrado, vengo de parto... El tema intimidad ahí queda muy poco cubierto. El truco es ser descrita y buscar la frase adecuada. 

En general os animo a que preguntéis mucho en las visitas de control y os informéis via libros, internet, otros professionales... para poder acabar haciendo esas preguntas a la gine de referencia. El estilo en general es no informar. La información la hemos obtenido porque hemos preguntado. Temas como la donación del cordón, los protocolos que usan en el parto, piel con piel, si el marido puede entrar en la cesárea, que hay que llevar para el bebé... o preguntas o no explican.  

Y hasta aquí me experiencia en Dexeus. Espero que el día del parto siga la misma linea.

Nos leemos! Podéis seguirme en mi perfil de Facebook Marta Gris Martinez y en mi página Cuando Embarazarse es Embarazoso y maravilloso. 

domingo, 5 de octubre de 2014

Curso de preparación al parto. Llevadonas

Ya que en Dexeus no nos entran por mútua los cursos de preparación al parto y costaban algo más de 200€, hemos ido a un centro que se dedica solamente a estos temas (clases preparto, clases postparto, recuperación del suelo pélvico, lactancia...) y sí nos entra por la mútua: Llevadonas, en la c/ Independencia, 371 de Barcelona, cerca del hospital de San Pablo.

Preferir, preferir... me hubiese gustado Dexeus porque ya que el parto será allí, tratas con las propias comadronas que te puedes encontrar, te enseñan las instalaciones... pero entre pagar 0€ y más de 200€, pues ha sido fácil decidirse.

En Llevadones hemos escogido el formato que ofrece un horario de sábados por la mañana, de 10 a 13h durante cuatro sesiones. Cada sábado se hace 1.30h de teoría con una comadrona y 1.30h de práctica con una fisioterapeuta especialista en suelo pélvico. 

Cada sábado la comadrona ha sido diferente. Ésto nos ha parecido positivo porque así percibes los diferentes puntos de vista y maneras de hacer que puede que te encuentres el día del parto. En cambio, la fisio siempre ha sido la misma y también ha ido bien porque se ha ganado confianza y la gente se animaba a hacerle preguntas, incluso en plan personal-individual al final de la clase.

Cada sábado nos han dado muchísima información (imposible de retener). Te dan unas fotocopias pero no son exactamente lo que dicen. Hubiese estado bien un dossier en el que poder tomar apuntes y llevarte la info, pero bueno, ésto va a gustos.

A todas las clases se puede ir con la pareja. Prácticamente el 100% de las mamis íbamos acompañadas. La pareja participa en la mayoría de ejercicios que se hacen el las clases con la fisio.

Foto del perfil de Facebook de Llevadones


En las sesiones con las comadronas tratamos los siguientes temas, uno por sesión:
  • Molestias en el embarazo
  • Parto
  • Cuidados del recién nacido y lactancia
  • Postparto


Y en las sesiones con la fisio, también uno por sesión:
  • Relajación y ejercicios de estiramientos durante el embarazo
  • Masaje perineal y parto
  • Ejercicios del suelo pélvico
  • Postparto


Ha mi me ha gustado mucho. Con los problemillas que he tenido de suelo pélvico, caderas, ingles... que os expliqué en un post anterior, me han ayudado mucho. Porque al hablar con una fisio especialista, rápidamente se ubica, sabe aconsejarte y tratarte...  en cambio, una fisio más acostumbrada a problemas de espalda (que es a la que yo voy habitualmente) a mi me ha quedado corta. 

Recomiendo Llevadonas. La experiencia ha sido buena, se ha hecho ameno (las clases pasaban volando) y se nos queda como un sitio de confianza en el que cualquier duda que pueda surgir, nos la resolveran. 

De cara al postparto, también organizan cursos. Éstos es más difícil que queden cubiertos por la mútua, peeeero, hay un posible "truqui" que intentar. Si el gine y/o un urólogo nos derivan conforme necesitamos sesiones de recuperación por problemas con el suelo pélvico (y si exageramos un poquillo con las pérdidas de orina, mejor) tenemos posibilidades de que nos los aprueben como sesiones de recuperación (igual que las de la espalda) y nos entre. 

Que sepáis que hemos aprovechado el estar por el centro de la ciudad para desayunar cada sábado antes de entrar y para comer en sitios cuquis. Que nos quiten lo bailao! 

Nos leemos! Podéis seguirme en mi perfil de Facebook Marta Gris Martinez y en mi página Cuando Embarazarse es Embarazoso. 

jueves, 2 de octubre de 2014

Habitación del bebé. Tendencias

La preparación de la habitación de la baby ha sido muy planificada y llena de ilusión. Hemos ido construyendo la idea (bueno, la he construido yo y el papi ha ido asintiendo, pobre), buscando y rebuscando ideas, haciendo cositas... hasta que hemos acabado creando un pequeño paraiso para nuestra princess. Esta lleno de amor y de cuidados detalles para darle la bienvenida que se merece.
A nivel económico la inversión no ha sido mucha, hemos optado por el concepto lowcost e Ikea nos ha salvado de mucho. El punto personal que le hemos dado con los detallitos es lo que la hace verdaderamente especial y con cuatro telas, pintura y poco más, lo hemos conseguido.
Como os decía, después de mucho buscar y cotillear por la red, os destaco tres de las tendencias que se llevan para habitaciones de bebé y que yo no he dudado en incorporar a la habitación de la baby.


Baderolas y guirnaldas. Aquí os dejo el enlace a un fantástico post de una compi bloguera en el que explica muy bien las diferentes formas, materiales, etc. para hacerlas. Si os interesa (que seguro que sí) tiene tienda.

Letras. Palabras bonitas que se os ocurran (love, dreams, etc.) o el nombre del bebé son ideales para forrar con papeles o telas, pintarlas... letras de madera de manera personalizada. Aquí os dejo un blog especialista en cositas de madera. Podeis ver muchos ejemplos y animaros vosotras mismas. 

Vinilos. Los hay de mil y una maneras, a mi sobretodo me conquistan los que llevan textos más que los de dibujos (que también los hay preciosos). Os dejo el enlace a Chispum que me han dejado boca-abierta con sus fantásticas propuestas y me han hecho caer rendida a sus pies. Creo que son originales, diferentes y muy acertados. 

Sobretodo el concepto "hecho a mano - DIY" a mi me ha encantado. Ya sea por el montón de oferta que hay en la red como por ponerse manos a la obra una misma o tirar de las abuelas que que suelen unas crack en este aspecto. Por otro lado, más tradicional,  hacerse con reliquias que tras haber pasado 30 años o más siguen al pie del cañón. Me refiero a la típica sábana, arrullo... que en su momento llevaste tú o tu pareja. Para mi es muy bonito y tiene también mucho valor.


Aquí tenéis un par de fotos con algunos de los materiales que he utilizado para mis super creaciones DIY

Y por último, evidente e importante, seguir una linea en colores y temática en la habitación. Así se consigue hacer un paraíso de princesas, piratas, animales, estrellas, flores... lo que se os ocurra y os guste.

Me encantaría colgaros fotos de la habitación y explicarla a todo detalle pero prefiero seguir disfrutando de mi anonimato en la red. Me entendéis, verdad? Con lo que os he explicado creo que os transmito lo muchísimo que he disfrutado que, al fin y al cabo de eso se trata, de disfrutar cada instante.

Nos leemos! Podéis seguirme en mi perfil de Facebook Marta Gris Martinez y en mi página Cuando Embarazarse es Embarazoso. 




lunes, 22 de septiembre de 2014

Semana 35 de embarazo

Hoy ha tocado ecografía. Tenía muchas ganas de hacerla porque en vez de dejar pasar 4 semanas como hasta ahora, me la programaron en 6 y se me ha hecho laaaargo preguntándome cual sería el peso de la baby y si ya estaría colocada.

Ya os ha adelanto que está todo perfecto y que, como en cada eco, le han hecho un buen estudio: craneo, femur, estómago, latido, circulación, circulación mía...

Desde la ecografía de los 4 meses, su postura ha sido la misma. Sentadita y con los pies en la cara, a lo que se llama de nalgas francas. Contra más crecen, más cuesta que se dejen ver y, en nuestro caso, la última eco que tenemos donde se le ve la carita es del 6º mes, de ahí en adelante, no se ha dejado ver la carita. En la anterior eco la gine me dijo que si en ésta no se había girado que ya no era probable que lo hiciese. 

Respecto al peso, en mi cabeza había inventado que iba a tener una baby grande. Mis hermanos, mi marido y su hermano, han sido bebés muy grandotes al nacer. Yo pesé 3.950kg. Pues eso, inventé que la baby seguiría la tendencia y rompería las tablas de percentil por arriba. Pero no, tiene un peso que la gine cataloga de normal, aunque cuando yo veo en el informe que está en percentil 30 y algo me alarmo. Solo 30 y algo???? 

Antes de la eco, lo que yo pensaba que nos iban a decir es que pesaría unos 2.500kg (por lo que he ido leyendo en tablas de crecimiento) y que seguiría sentada. Ya se que nadie nota si la baby se da la vuelta pero lo que a mi me hacía intuir que no se ha movido es que las pataditas y movimientos han ido a más pero siempre han sido en los mismos sitios y con la misma sensación. Intuía que si hubiese girado, hubiese notado las patadas más hacia las costillas y menos hacia el pubis que es donde las tengo (mágica sensación).

Pues bien, el resultado de la eco de la semana 35 ha sido una baby de 2.300kg que sigue sentada como una reina.

Como solamente era eco y la visita la tenemos en dos semanas, no hemos hablado sobre que viene de ahora en adelante. La conversación ha quedado pendiente para la visita que será dentro de dos semanas. Peeeero, algo se ha comentado de cesárea programada ya que la gine ha vuelto a insistir que con ese peso y a estas alturas lo más probable es que no se de la vuelta. 

Respecto al parto y en mi opinión basada en como yo soy y siento,  lo que he pensado siempre es dejarme llevar. No he tenido claro si prefería parto vaginal o cesárea. Para mi el momento del parto lo veo como un trámite para poder tener a mi baby en brazos. No veo que tenga que forzar pasar los dolores, que ella también tenga que hacer su trabajo para nacer... No veo que una opción sea más buena que la otra. Son diferentes pero las dos llevan al mismo sitio, por lo tanto, que decida la gine que es en la que tengo que confiar y la baby en si quiere darse la vuelta, o no. 

Ya mentalizándome que va a ser cesárea programada, le veo sus beneficios:

- Sabré el día y la hora exactos para los que tengo que prepararme y llegar al hospital, evitando la ansiedad hacia lo desconocido de si eso que noto es o no es una contracción, donde me va a pillar, con quien, si habrá caravana que impedirá que llegue... 

- Tengo almorranas esperando a ponerse " a tope" con los empujones del parto. Supongo que me las evitaré.

- Ya os expliqué en un post anterior los problemas de dolor de cadera, ingles... en definitiva, el suelo pélvico muy contracturado. Evitaré los problemas post parto que se pueden generar al respecto ya que la zona no tendrá que hacer ningún trabajo. 

- Quiero pensar que, sin tener que hacer todo el trabajo de parto y los pujos, el cansancio que tendré será más relativo y tendré más fuerzas para dedicarle a mi baby. 

- Al tener que pasar más días en el hospital y saber la fecha del parto con exactitud, confío en que nos ayude a organizar mejor las visitas y en casa estemos más tranquilos. A los padres, hermanos y familiares/amigos más cercanos tengo claro que les pasaré el parte informativo segundo a segundo, pero al resto de familiares y amigos puede que les avisemos cuando estemos un poquito más ubicados, no se, dejar pasar el primer día con un poco de tranquilidad y recuperar fuerzas. 


Y también le veo sus desventajas

- En una visita anterior pregunté sobre el acompañante en las cesáreas y me dijeron que sí podría estar el papi,  pero me preocupa que en el último momento alguien diga que no porque creo que suele depender del gine que te toca. Me encantaría que no se pierda ni un segundo. 

- Parece ser que, aunque en Dexeus se practica el piel con piel dentro de su protocolo, con las cesáreas suele ser más difícil llevarlo a cabo. Yo ya tendré al papi preparado como substituto dispuesto a hacer el piel con piel porque creo que la mamá va a la sala de recuperación y puede estarse allí sola mínimo media hora aunque muchas veces se alarga. Lo acepto porque no queda más remedio pero ésta separación de mi baby me duele en lo más profundo. De todas formas, ya me encargaré yo de recuperar el tiempo perdido y le haré piel con piel hasta el infinito ;)

- Se dice que la cesárea dificulta la lactancia materna y la subida de la leche. Aquí si que pienso poner todo mi esfuerzo (espero no rendirme a la primera de cambio). Surjan las complicaciones que surjan, mi objetivo es dar el pecho y, aunque tenga que adaptarme a una lactancia mixta al principio, me tarde en subir, tenga frenillo, se hagan grietas... pondré todas las fuerzas y paciencia para intentar conseguirlo. Ya os lo explicaré sobre la marcha, pero contaré con la ayuda de una doula para intentar salir airosa de la situación. 

Ostras! Me acabo de dar cuenta que la lista de ventajas es más larga que la de desventajas! Que bien me como la cabeza a mi misma, eh? ;)

No me voy a sentir menos madre, ni madre de segunda si todo acaba en una cesárea programada. Veo el parto como un trámite, lo bueno empieza justamente luego y dura para todita la vida. Que felicidad!!

Nos leemos! Podéis seguirme en mi perfil de Facebook Marta Gris Martinez y en mi página Cuando Embarazarse es Embarazoso. 



Éste corazón se queda pequeño para todo el amor que tenemos preparado para nuestra baby

domingo, 21 de septiembre de 2014

Compras imprescindibles para la llegada del bebé

Entorno al bebé, como ya sabéis todas, existe todo un mundo comercial infinito en el que yo muchas veces caigo me dejo caer en sus garras. 

Para las compras yo he tenido en cuenta dos factores que ayudan a tomar la decisión (y algunos otros): el presupuesto y el espacio del que se dispone. Dependerá del tipo de vivienda que nos vengan mejor unas cosas u otras (si hay ascensor, cuántas habitaciones hay, si nos movemos en coche o en transporte público, etc.)

Ésta camiseta es de Benetton y me hizo mucha gracia!
 Quiero apostar por la lactancia, ya os iré explicando la experiencia.

Lo que yo he considerado que tenía que comprar/tener sí o sí para la llegada de la baby ha sido:

Minicuna. El plan es que esté con nosotros en nuestra habitación hasta que entre los tres decidamos que ha llegado el momento de pasar a su cuarto. Imprescindible que tenga ruedas para poder moverla por la casa durante el día y devolverla a la habitación por la noche. 

Espacio de almacenaje. El bebé necesita su propio espacio para guardar sus cosas. Puede ser una cajonera, un armario... que aprovechemos porque ya está en casa o comprarlo, pero estar, tiene que estar porque entre lo que compras, las cajas de pañales aprovechando ofertas 3x2, lo que te regalan... madre mía lo que se junta! En nuestro caso hemos comprado dos cajoneras de Ikea modelo Malm y le he hecho un poco de hueco en un armario que ya teníamos en casa. También hemos adecuado una habitación para ella en la que hemos colocados las cajoneras, una estantería y la cuna. 

Bañera. Las hay de mil maneras: con cambiador incorporado, de tubo, con patas, plegable...  Y otro dilema es donde se coloca: en el baño, en la habitación... En nuestro caso hemos comprado bañera con patas para colocar en el lavabo pensando que será más cómodo para llenarla y vaciarla.

Cambiador. Si no es un cambiador físico, un espacio habilitado para ello (hay gente que se apaña con la cama). En nuestro casa, hemos comprado una pieza que se coloca encima de la cajonera y la cambiaremos en su habitación. 

Hamaca. Las hay de mil maneras, nosotros hemos elegido una que toma altura porque las que quedan en el suelo no nos acaban de convencer y en muchos casos hemos visto como acaban encima del sofá o la mesa y eso nos da miedito. Hemos comprado una de Beaba que tiene varias alturas. 

Coche de paseo. Infinita también la oferta y las cosas a valorar según necesidades y características de cada uno. Nosotros, después de darle muchas vueltas y dudar, hemos comprado el Bugaboo Camaleon. Espero que no tengamos que arrepentirnos y nos de el resultado que promete ajustándose a su calidad-precio.

Silla del coche.  Hay quien compra un Maxi Cossi que se puede llevar en el carrito y sirve también de silla para el coche. En nuestro caso hemos comprado una silla del grupo 0 y 1 que sirve del primer día hasta los 13kg, más o menos hasta los 4 años. 

Canastilla. Maleta o bolso (también hay quien se apaña con maletas que no son específicamente las de bebé) con los productos de higiene y su ropita. En el anterior post podeís verla. 

La mayoría de los enlaces que os he dejado son para que os hagáis una idea de a lo que me refiero, no son ni los modelos, ni los precios, ni las tiendas en las que hemos comprado. Pues no hemos hecho estudios de mercado de un lao pa otro hasta encontrar lo que nos cuadraba!! jeje! Haré un post sobre tiendas interesantes.

Hasta aquí mi lista de imprescindibles: minicuna, alamacenaje, bañera,  cambiador, hamaca, cochecito y canastilla. Peeero, hay una lista de cosas que no quiero dejar de nombrar porque el tiempo pasa volando y en pocos meses el bebé también necesitará, son como la fase dos de las compras. De todas formas, la mayoría ya no tendrían el título de imprescindibles, ahora os las clasifico.

Las imprescindibles de la fase dos serían: cuna, trona, esterilizador, humificador y sacaleches (si soys mamis lactantes).
Las "por si" de la fase dos: habitación, Tummy Tub, vigilabebés... 

Me contradigo un poco porque hemos hecho habitación y comprado cuna pero que lo hayamos hecho, no quiere decir que crea que es imprescindible, por eso os lo clasifico así. 

Nos leemos! Podéis seguirme en mi perfil de Facebook Marta Gris Martinez y en mi página Cuando Embarazarse es Embarazoso. 



jueves, 18 de septiembre de 2014

Maleta hospital para el bebé y la mamá (y el papá)

Os voy a explicar a todo detalle lo que voy a llevar al hospital pero tened presente que soy muy exagerada y que seguro que no soy el mejor ejemplo, bueno sí, el mejor ejemplo de lo que no hay que hacer. Estaría bien que a la vuelta de la experiencia os explique todo lo que me ha sobrado, jeje!

Para la baby hemos comprado la maleta más rosa que existe ;) Es de la casa Pasito a Pasito, modelo cupcake. Es de charol y creo que será sufrida y fácil de limpiar con una simple toallita.  Hay chicas que compran una maleta para el hospital que luego hacen servir para el carro, en mi caso, he comprado una maleta grandota para que le sirva de maleta hasta que le aguante (nosotros nos movemos mucho los fines de semana) y un bolso que sólo será para el carro.



En la maleta de la baby tenemos:
- El look de cada día preparado en bolsitas transparentes individuales. En total he preparado 8. Seguro que me sobran,  pero pensando en por si es cesárea o si algún día hay escapes y necesitamos más de uno, pues 8.  Cada bolsa incluye el look total con su body, conjunto, calcetines, gorro... En los look primer día, segundo día y salida del hospital, lo he indicado en la bolsa porque quiero que sean esos sí o sí, los demás, me da igual el orden en el que se lo pongamos. Por si 8 son pocos,  también hay una bolsa que pone "extra" en la que llevo dos body más y calcetines.
Los body son todos de manga larga y la mayoría de conjuntos son dos piezas y con corchetes por todos sitios para que sean bien facilitos.
- Manoplas. He echado un par pero mi intención es no usarlas. Quiero dejarle las manitas libres para que pueda descubrir, tocar... pero claro, las llevo "por si" ya que si lo de los arañazos es un escándalo, las pediré a gritos.
- Arrullo (2). Para cogerla, para taparla, para ponérselos en la cunita, para sacarla del quirófano o del hospital para casa...
- Una muselina.
- Una toalla.
- Baberos pequeñitos (4). Monísimos, hechos a mano de cucu - tras 
- Pijamas (3) No tengo nada claro que en el hospital, los primeros días, le ponga pijamas por la noche (en casa sí que lo haré) pero bueno, ahí van.
- Un peluche. Quiero que esté con ella des del primer momento en su cunita aunque con cuidado porque recomiendan tener ojito con estas cosas.
- Los pendientes. Que siguiendo las indicaciones de la comadrona, los he tenido en alcohol de 70º un ratito.
- Un paquete de pañales Dodot Sensive (30u) y un paquete de toallitas también Dodot Sensitive. 
- Neceser con peine, tijeras, jabón, colonia, crema hidratante y crema del culete en formato pequeño de Mustela.

En la maleta de la mamá (y un rinconcito para el papá) llevamos:
- Toallas. Para mi dos de esas que ocupan tan poquito de Decatholon, para el papi ninguna porque dice que con las del hospital se apaña.
- Camisones de lactancia (3) y un pijama para el papi.
- Una bata (solo para mi, el papi no)
- Zapatillas para los dos.
- Chanclas de ducha para los dos.
- Braguitas desechables y normales (5). Ya me decidiré por unas o por otras según necesidades.
- Sujetadores de lactancia (2)
- Compresas de algodón y compremesas normales. Por la red he leído el truco de poner una normal abajo para que aseguremos que no va a traspasar y la de algodón arriba para que proteja la piel.
- Ropa para la salida del hospital. Camiseta de lactancia y pantalón utilizado durante el embarazo.
- Una muda para el papá aunque creemos que se escapará a casa a darse una ducha, cambiarse...
- Neceser con: secador, peine. champú y gel, desodorante, cepillos y pasta de dientes, colonia, un poquito de rimmel (antes muerta que sencilla), gafas, lentillas, clinex, gomas de pelo...
- Cámara de fotos, tarjetas, cargador, cargador del teléfono...
- Papeles: Cartilla del embarazo, pruebas, informe anestesista, petición de donación del cordón, etc. 


A parte llevamos el cojín de lactancia pequeñito y unos regalitos para los abuelos (un álbum de fotos de un repor de embarazo que nos hemos hecho - ya os contaré-) y a los sobris unos peluches de su y mi peli preferida de Disney,  Frozen. Les diré a todos que la baby los ha traído para ellos. Les hará mucha ilusión.

También tenemos preparada la sillita del coche. 

Mi marido está asustado con tanta cosa, pero yo no veo nada que pueda quitar (que seguro que existe) pero para una exagerada como yo, todo es imprescindible.

Nos leemos! Podéis seguirme en mi perfil de Facebook Marta Gris Martinez y en mi página Cuando Embarazarse es Embarazoso. 

martes, 16 de septiembre de 2014

Dolor de caderas e ingles durante el embarazo

El "dolor de bajos" en el embarazo apareció al tercer mes y ha ido evolucionando a más. Me he sentido un poco incomprendida porque lo he consultado con la ginecóloga, en urgencias, con el ginecólogo del tratamiento, con la fisioterapeuta... y me ha dado más respuestas Google que ellos. Creo que a los gines se les escapa de su territorio y a la fisio, como no es especialista en embarazo pues también.

El dolor empezó como un peso y ha ido pasando por diferentes fases. Inflamación de la vagina (por dentro y por fuera, me tiene asustá!), dolor de ingles y de caderas, gluteos cargadísimos y como piedras... Por las noches es el peor momento y lo arrastro des del sexto mes y la cosa va a más. Me chirrian las caderas al dormir de lado, no puedo estar más de 20 minutos en la misma postura, parezco un croqueta dando vueltas. Como el cambio de lado lo haga primero una pierna y luego otra, mis ingles tiemblan. Tengo rampas infernales en gemelos y en ingles...

Como os decía, he encontrado respuestas en Google. Aquí os dejo un artículo.

Mi propio diagnóstico, hecho a partir de Google y mis sensaciones, es que se trata de un problema muscular. Generado por los movimientos que la espalda, las caderas, el coxis... deben estar haciendo. En definitiva, lo mismo que me pasa en las cervicales cuando se me ponen a tope (sin estar embarazada) pero en la zona de bajos. Lo que vienen siendo contracturas, vamos. 

La última visita a la fisio se lo expliqué y me hizo algún estiramiento nuevo pero la sesión fue más o menos como siempre, centrada en la espalda, que me ayuda mucho pero en éste caso ha empezado a quedar corta. Ésta semana, volveré a hablar con ella y le diré que lo que el cuerpo me pide es masaje descontracturante en ingles y glúteos. Espero que me haga caso porque necesito de su ayuda porque entre que no puedes tomar ni ponerte desinflamatorios la cosa se complica. 

En casa le pido a mi marido que me haga masajito con crema hidratante,  hago ejercicios de estiramientos (él también me ayuda) y me siento en la pelota: hago rotaciones, saltitos... y parece que alivia un poco.

Según el artículo que os he dejado, todo ésto tiene un nombre, no es grave, desaparece... así que no queda más que paciencia y pasarlo a base de toda la felicidad que genera estar embarazada de una princesita.

Nos leemos! Podéis seguirme en mi perfil de Facebook Marta Gris Martinez y en mi página Cuando Embarazarse es Embarazoso. 



Aquí me tenéis haciendo ejercicios con la pelota
. Podéis ver mi barrigota de 34 semanas, mis pies y piernas de morcilla y mi culete brasileiro
 pero vamos, que la felicidad lo cura todo! 




martes, 9 de septiembre de 2014

Insomnio durante el embarazo y cojín de lactancia o descanso

Desde antes de quedarme embarazada ya me ha acompañado el insomnio. Al principio me afectaron al sueño los nervios del tratamiento. Con el paso de los meses unas veces el motivo seguian siendo nervios por causas varias, otras veces los dolores de "huesos", también las incontrolables ganas de ir a hacer pis, el horrible calor y otros veces motivos no identificados.
 
Suerte que no me afecta por el día. Hago siesta (cortita) casi cada día e incluso alguna mañana (pocas) también me he dejado caer. Es decir, escucho al cuerpo y procuro darle lo que me pide. También procuro no despertarme más tarde de las 9h sea como sea la noche porque si no el descontrol seria máximo.
 
Como mínimo me despierto 3 veces durante la noche y lo máximo que me ha pasado ha sido estar despierta de 02.30h a 07.30h. Dedico estas a horas a mirar blogs de mamis embarazadas y chicas que estan siguiendo tratamientos, tiendas online, artículos sobre embarazo, partos, bebés... y veo la TV (a esas horas son conciertos, Cuéntame o Ana y los Siete) ;)
 
Por todos estos motivos he incorporado dos cambios radicales a mi dormir:
- Dormir en otra habitación separada de mi amore
- Cojín de descanso de Prenatal
 
El primero, dormir separada de mi amore, ha sido decisión mía, el pobre nunca me ha dicho nada. Pero doy vueltas cada 15 minutos, me enchufo la TV a cualquier hora, la luz para leer, viajes al wc, soplo, resoplo... Con que uno duerma mal, es suficiente. Lo que hacemos es empezar a dormir juntos y en la primera fase que me despierto ya me voy a la otra habitación.
 
El segundo, el cojín de lactancia y descanso de Prenatal, eso ha sido un descubrimiento. Yo que siempre tengo problemas de espalda, no se como he podido vivir sin él y no creo que me separe nunca más de él. Se ha convertido en un imprescidible, lo llevo a todas partes conmigo. Tiene un precio de 60€.
 
 
 
El cojín tiene el inconveniente que da muuucha calor. Con él sudo "la gota gorda" por cuello, pecho... Por eso para la lactancia he cogido uno más pequeño exclusivamente para la niña. Se lava porque es desenfundable pero es tal el trote que le doy que prefiero que cada una tengamos el nuestro.
 
Lo hago servir para poner los pies en alto, para sentarme un poco incorporada en el sofá y, por supuesto, para dormir abrazada a él metiéndolo por la entrepierna. Indican que así la columna se relaja. A mi me da una sensación de recogerme muy bien el peso de la barriga y de adaptarse muy bien al cuerpo (es como de bolitas de nieve y se adaptan a tu forma).
 
Ésto es como todo, he oído experiéncias que lo intentaron la primera noche y que a los 5 minutos se desicieron del cojín. Normalmente, las chicas con problemas de espalda de origen sí que hablamos maravillas de él. Sobretodo porque los problemas de espalda que los primeros meses han sido de cervicales y lumbares siguen avanzando a más sumando a las ingles, los gluteos, las caderas... Y el dormir de lado no es ayude mucho porque las caderas se cargan muchísimo. El cojín recoje el cuerpo y hace de muelle blandito.
 
Espero que encontreis vuestras estrategias para conciliar el sueño!
 
Nos leemos! Podeis encontrarme en mi perfil de facebook Marta Gris Martinez y en mi página Cuando embarazarse en embarazoso.
 
 
 
 

jueves, 4 de septiembre de 2014

Crema antiestrías durante el embarazo

Mi punto de partida han sido 4 estrías en cada cadera y muchas en los pechos (recuerdo de mi adolescencia). Decidí cuidarme, hidratarme durante el embarazo... para coleccionar los mínimos recuerdos de ésta maravillosa guerra entre cambios corporales y estrías. Cremitas desde el día uno.

Lo que más he leído y oído recomendar es la crema Nivea de toda la vida, la del bote azul. Yo ni la he probado. Es tan espesa, difícil de extender... que ni lo he intentado de la perece que me daba.

Siguiendo los consejos de un vídeo de la bloguera Isasaweis (la llevo siguiendo de hace mucho tiempo por sus consejos de maquillaje, su historia en la búsqueda del segundo bebé y ahora está embarazada de más o menos lo que yo) empecé con la crema hidratante de aceite de oliva de Mercadona. Al poco tiempo de aplicármela vi por las redes sociales opiniones en contra de ésta crema, avisos de que la iban a retirar, que si lleva substancias perjudiciales... La crema sigue en la estantería de todos los Mercadona, así que era un bulo, pero como la aplicación es directa a la barriga preferí prevenir que curar y la dejé.

La combinaba con el aceite de almendras de Mercadona. La experiencia fue buena hasta que detecté que el pijama, las sábanas... por mucho cuidado que intentara tener, absorbían el aceite y me dejaban un olor a "aceite rancio" difícil de combatir (confieso que más de un pijama se ha ido a la basura). Hacia los 5 meses dejé de usarla.

En la feria de Mamas y Bebés me dieron muchas muestras de Trofolastin (también archiconocida y recomendada). No es tan densa como la Nivea, pero lo es bastante y sobretodo tiene un olor que me resulta poco apetecible. Como las muestras venían en sobres monodosis los he aprovechado para llevar en el neceser durante las vacaciones y no arrastrar del bote de 400ml de la gran ganadora antiestrías.

Mi preferida, la que ya llevo camino de 3 botes, huele divina, se extiende fácil, se seca rápido... SUAVINEX con rosa mosqueta y centella asiática. Yo la compro online en Farmacia365 y sale por unos 17€ los 400ml.

Por el momento, en estos 8 meses, no ha aparecido ninguna estría. Supongo que debe afectar también lo propensa que sea cada una. Lo que sí que noto claramente es la piel muy, muy hidratada. Los picores en la tripa han empezado hace escasos días y no son muy fuertes. Hasta ahora me ponía una o dos veces al día, ahora me pongo dos veces sí o sí.


Nos leemos! También me encontrareis en mi perfil de Facebook Marta Gris Martinez y en mi página Cuando Embarazarse es embarazoso. 








miércoles, 3 de septiembre de 2014

En Septiembre, la vuelta al cole y la vuelta al blog. Semana 32

Como quien no quiere la cosa, hoy me planto en los 8 meses (32 semanas). Más feliz que nunca y viendo ya muy cerquita el gran momento.

Llevo días con ganas de retomar el blog y aprovechando que en septiembre algunos vuelven al cole, yo vuelvo al blog.

Durante mi embarazo he buscado mucha información en blogs para resolver dudas e inquietudes. Creo que contar mi experiencia/opinión recobra sentido y me apetece aportar ese granito de arena como hasta hace unos meses venía haciendo.

En 32 semanas he cogido unos 13 kilos (ole tú!) y he tenido todas las molestias comunes del pack de la embarazada:
- Dolor de lumbares, cadera, ingles, pelvis, pubis... en resumen: dolor de bajos.
- Insomnio brutal (4 y 5 horas en vela, viajes al wc cada hora, cambio de lado cada 30 minutos...)
- Sangrado de encías y nariz
- Hinchazón de pies
- Picores en la barriga y los pechos
- Máximo cada hora hago pis (mañana, tarde y noche)
- Dolor de piernas
- Acidez de estómago
- Variz e inflamación en la vagina
- Olfato ultra desarrollado 
- Pequeños episodios de mal humor, menos paciencia...
- Seguro que me dejo cosas ;)

Y ahora os cuento lo bueno. En general, yo diría que he tenido un super buen embarazo, nada ha ido más allá de las cosillas comunes. La felicidad lo puede todo. Sentir desde la semana 19 sus movimientos y ver que cada día van a más en número e intensidad hasta el punto de moverse la barriga dejando ver el movimiento de la vida que llevas ahí dentro, es lo más. 

Ahora ya veo muy cerquita el momento del parto. No siento que me de miedo pero sí que me causa inseguridad porque a mi me gusta tenerlo todo controlado y saber que primero va a pasar ésto, segundo lo otro y tercero tal. Ahora todo es incertidumbre: no sabes el día, la hora, si es cesárea, si es vaginal, si va a dar tiempo a poner la epidural, si van a tener que utilizar algún instrumento (forceps, ventosa...), etc, etc. Y la falta de respuestas y el dejarse llevar ante lo desconocido es lo que me hace sentir al borde del precipicio. De todas formas, tengo pensado aplicar la misma teoría que durante el embarazo: la felicidad lo puede todo, así que pasaremos por lo que tengamos que pasar.

Retomaré también mi Facebook Cuando embarazarse es embarazoso y mi perfil en Marta Gris Martinez. Nos leemos!






domingo, 8 de junio de 2014

El cuerpo no me lo pide

Quería haceros saber que ya estoy en la semana 20 de embarazo y que todo está perfecto.
 
Llevo una princesita, una niña y eso me hace sentir infinitamente feliz.
 
El cuerpo no me pide escribir en éste blog. Durante el tratamiento tenía el blog muy presente. Creo que me iba bien sacarlo todo, sentirme comprendida y apoyada y dejar granitos de arena que podrían ayudar a otras compañeras de batalla. Ahora no veo motivo para escribir. Explicar el cochecito que escogemos, la ropa premamá que me compro o cómo será la habitación me hace sentir que n aporto nada. No se si me estan influyendo las hormonas pero es como me siento.
 
No digo un adiós pero anuncio que no estaré demasiado presente. Mil gracias a todas.

martes, 6 de mayo de 2014

Susto!

En la semana 13 apareció un sangrado que me hizo temblar.
 
Estaba de barbacoa, en casa de unos amigos, y al ir al WC veo que al limpiarme el color del papel no era amarillo, si no un sutil tono amarronado. Como cada vez que voy me miro con lupa, o mejor dicho, con microscopio, pues lo detecté a la primera.
 
Avisé a mi marido y su cara fue también un poema. Decidimos no decir nada, comer rápido e irnos directos a la clínica. Necesitábamos una respuesta.
 
Al estar en urgencias, nos hicieron esperar mucho porque estaban atendiendo partos, uno de ellos de trillizas!!. El sangrado me fue a más, y lo que empezó siendo un flujo de color marrón, ya era un flujo con hilos de sangre de color marrón muy oscuro. Poca cantidad, muy poca, pero verla es alarmante. Me pasé una hora llorando sin parar, ni cuando me decían que el bebé estaba bien se me pasaba. Yo creo que fue de la impresión, del miedo y del susto.
 
Me atendió super bien una doctora que nada más ponerme las pinzas separadoras ya me dijo "creo que es un problemilla del útero que no tiene nada que ver con el bebé". Al hacerme la ecografía se confirmó. El bebé estaba tan tranquilo en su bolsa, con sus latido, sus movimientos... perfecto! Me explican que es carne que me ha nacido fuera de la zona del cervix y por eso el sangrado, porque se irrita ya que no está en su hábitat.
 
Uf! Que descanso y que mal rato! Yo ya me ponía en lo peor...
 
Me aconsejaron reposo relativo y así lo he hecho. Durante la semana el sangrado ha ido a menos hasta desaparecer pero las molestias incluso han ido a más. Me noto escozor, como la sensación de tener una herida en la entrada...
 
No me han dado ninguna visita extra. Estoy a la espera de la de las 16 semanas. Si la paciencia no me aguanta, que tiene pinta, pediré hora con mi ginecólogo "de siempre" y que eche un vistazo. Me preocupa si puede ir a peor a medida que va evolucionando el embarazo.
 
Siempre digo que se es madre el primer día que se decide ir a buscar al bebé. Desde ese momento no se deja de sufrir y ya es para toda la vida. Por lo menos, éste es mi sentimiento. Pero se hace con tanto gusto y con tanto amor que sabe a gloria.
 
 

sábado, 26 de abril de 2014

Donde parir?

Del como, ya hablaremos más adelante, pero del donde... madre mía lo que me ha costado decidirlo!
 
He salido tan mimadita de la atención del ginecólogo que he tenido durante todo el proceso, que podeis leerlo en Cuando embarazarse es embarazoso, que ahora que me han dado el alta  y me he sentido un poco perdida y no 100% convencida en ningún sitio.
 
El ginecólogo del tratamiento, no hace partos. Pobre, sólo le faltaba eso! Adaptarse a los tiempos que marca cada cuerpo y cada tratamiento ya le hace trabajar en horas no habituales, hacer partos ya no sería asumible para él.
 
Para mi era importante, entre otra cosas, que la clínica:
- Esté a la entrada de Barcelona
- Que tenga neonatos
 
La primera opción que estudié fue Dexeus. Me asignaron una doctora joven, amable pero muy impersonal. Además, ella no te hace las ecos. Cada vez que vas, primero te toca eco y te la hace quien te pille, y después pasas visita con ella. Yo estaba acostumbrada a que el mismo gine en consulta tiene la màquina de ecos y te la hace, por eso éste sistema me resulta un poco extraño y no me acaba de gustar porque no te valora siempre el mismo y me da la sensación de que afecta en el seguimiento.
 
En el momento del parto, no me va a atender la ginecóloga que me visita habitualmente, me atendará quien esté de urgencias. Aixxx... que palo me da ésto! Hay una manera de solucionarlo, pagar 1.000 euritos y entonces sí que viene. Me parece penoso que pagando ya una mútua, se aprovechen y te quieran cobrar a parte ese servicio que considero que debería estar más que incluido.
 
Buscando solucionar el tema de que me atienda el mismo gine el día del parto, acabé en Corachán. Concretamente en el Instituo Salamero. El sitio estaba "petado" de gente. Me atendió un ginecólogo excesivamente bromista para mi gusto y la consulta duró menos de 10 minutos con eco incluida. Mientras me vestía me iba comentando, no me dió tiempo ni de sentarme. No tenía un orden o protocolo claramente establecido, lo que le vino a la cabeza es lo que apuntó para el analisis que me mandó. Comparando el analisis de Dexeus con el suyo, era ridículo.
 
Y, por tercera y última opción, me acerqué a comentar la jugada con mi doctora de cabecera. En éste punto ya fue cuando mi marido me dijo que me decidiera porque entre el gine del tratamiento, la gine de Dexeus i el gine de Corachan llevaba una eco por semana. Al final, ni continué con la Seguridad Social y todo quedó solamente con ir a la de cabecera que me recomendaba otro ginecólogo que fue con el que ella parió. En fin...
 
Bien, pues después de toda esta maratón de ginecólogo en ginecólogo, he decidido lo siguiente:
 
- Me visito con el gine del tratamiento de vez en cuando porque como también  pasa consulta fuera del centro de fertilidad, lo voy llendo a ver para comentar con él y comparar con lo que me dicen. Me hace eco, le enseño analisis, le pregunto cuatro dudas... y me quedo tranquila y bien atendida.
 
- Y las visitas de cada mes y todas las pruebas que van tocando las hago en Dexeus. Respecto al tema de que no te atienden en el parto, muchas chicas me comentan que a la hora de la verdad es una matrona (que no has visto nunca) la que lo lleva todo y que el gine solamente viene a rematar. Pues nada, nos dejaremos llevar. Y respecto al tema de que la eco cada vez te la hace uno, no me gusta pero lo tienen todo tan protocolarizado, informatizado y claro que me da más confianza que la memoria del gine del Instituto Salamero (Corachán).
 
Pues eso, soy paciente de Dexeus y, si nada cambia, es donde llevaran mi embarazo y nacerá mi bebé.
 
Aquí os dejo una foto espectacular de mi bebé en la semana 12. Un besazo para todas!



 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

domingo, 20 de abril de 2014

Compras ropa premamá

Dadas las circunstancias, he tenido la barriga inflada en todo momento. Al principio me apañé con unos pantalones de Zara eslásticos y de tiro alto + unos leggins premamá que compre en Kiabi y combinaba con partes de arriba que ya tenía tipo blusón (Desigual, Custo Barcelona...). Llegados los tres meses y hecha pública la gran noticia, mi barrigota se merece ser lucida e ir cómoda.
 
Yo estoy acostumbrada a tener mucha ropa. Me gusta mucho cada día ir renovada de arriba a abajo. Trabajo de cara al público y me gusta arreglarme. Es por eso que me he comprado bastantes cosas, aunque pocas para la ropa que suelo tener normalmente ya que con el tiempo vas acumulando y al final se hace pequeño el armario.
 
La oferta de ropa premamá deja mucho que desear. Son cosas muuuy básicas que no siguin ninguna tendencia. Lo que he comprado hasta ahora lo tendré que complementar con collares, pulseras, anillos y sandalias para darle un toque y sentirme más yo.
 
Estoy preocupada por las tallas. Habitualmente yo utilizo la talla 42-44. De entrada, en la mayoría de las adquisiciones premamá ya he comprado la XL y calculo que me servirá para todo el verano.  La mayoría mequedan por el momento sueltecitas pero no duraran hasta octubre ni de conya. No sé que me pondré en la recta final del embarazo :( Alguna solución encontraré. Supongo que tendrá que ser más en plan sport.
 
*Os voy a mostrar fotos de la ropa. Me teneis que perdonar pero algunas se me resisten a querer darse la vuelta ;)
 
 
 
 
 Éstos dos looks son de la marca Ali de El Corte Inglés. Tanto el precio, como la calidad, se notan respecto a otras compras que he hecho. Cada conjunto sale por unos 65€. Los dos pantalones son de género muy fresquito. Los de flores se dan a medida que te los pones, me servirán para todo el embarazo. Los que son en plan tejano son más justitos y no estiran, yo creo que en dos meses estan liquidados. Tengo pendiente una compra más en el Corte Inglés. Se trata de un mono que tiene una pinta de cómo increíble. No lo compré porque me faltaba panza para llenarlo. Próximamente...
 


 Es la primera compra que hice. Son unos tejanos de Carrefour que compré con un cheque que nos envian cada cierto tiempo por las compras acumuladas. Son malillos de tejido pero cómodos. En Carrefour tienen muy poca cosa pero bastante talla. Me costaron 21€.


 

 
 Camisetas de Kiabi. Hay que tener en cuenta que Kiabi tiene una zona premamá que no está nada mal y es bastante completa pero, como tienen en el resto de la tienda tallas grandes, merece la pena perderse e ir en busca de camisetas no clasificadas como premama pero que sirven igualemnte. Es el caso de la de lunares que tiene goma abajo y es con vuelo. Las de tirantes son muy baratas, creo que sobre los 7€ y las que tienen manga y el detalle en la espalda, si no recuerda mal, sobre los 20€.
 


 
 Por último, las compras en HyM. También pasa como en Kiabi, tienen una zona premamá bastante completa pero si te dejas caer por el resto de la tienda algo encuentras seguro. La mayoría salen a unos 10€.
 
Sobretodo, lo más cómo para mi los pantalones con goma hasta arriba y las camisetas que tienen un frucido en la cintura que hace que tengan forma de bolsa.   
 
Algunas de las camisetas de las fotos estan preparadas para poder usarlas en la lactancia. De momento no me he fijado concretamente en eso porque como me pilla para finales de octubre y de cara al invierno, tendré que comprar otro tipo de parte de arriba más calentito.
 
Excepto el mono que os he dicho y algun pantalón corto, no tengo previsto comprar nada más de cara al verano. Pero os dejo un par de tiendas que me han quedado por visitar en Barcelona que he leído muy buenas críticas:
 
  • Oulet MimatMama: Compte Urgell, 282
  • Baby Market Prenatal: Galerias Maldà - Portaferrisa
 Un abrazo muy fuerte para todas! Recordad que podeis seguirme en FAcebook, en mi perfil Marta Gris Martinez.

viernes, 18 de abril de 2014

Increíblemente, ya he superado el primer trimestre de embarazo

Sólamente puedo contaros cosas buenas en relación a mi embarazo.
 
Debo ser un bicho raro (de los buenos) porque ni tengo sueño, ni estoy cansada, ni tengo náuseas... todo perfecto! Espectacularmente perfecto! Si no fuese porque la barriga y los pichos cada día crecen, estoy igual o mejor que antes de saber que estaba embarazada.  No he tenido ninguno de los síntomas que la mayoría de embarazadas sufren y manifiestan. Me siento muy afotunada por ello! Creo que me he librado de una buena. No debe ser fácil compaginar el secreto con esos síntomas. Me refiero a estar tres meses encontrándote mal sin explicar que estás embarazada. Nosotros así lo hemos hecho. Sí que se lo hemos dicho a los familiares y amigos más directos pero al resto, hemos esperado a superar el primer trimestre (que casi rebiento con éste esfuerzo).
 
Me siento tan arropada por la família y amigos. Insisto que es como el año de preparativos de la boda. Es increible sentir que los que te rodean desean tanto como tú que tus sueños se hagan realidad.
 
Me siento taaaan feliz. Lo comparo, pero no le llega ni a la suela del zapato, al año que estuve preparando la boda. Todo me parece maravilloso, me invade la ilusión, no paro de darle vueltas a la cabeza con ideas y temas que me resultan un sueño...
 
Lo único que no me quito (y creo que no se quita en toda la vida) es el sufrir por tal de que todo vaya bien:
- Voy con miedo a las visitas (salgo dando saltos de alegría)
- Cada vez que voy al WC no puedo evitar mirar si hay algun resto de sangre
- Cualquier pinchazo o sensación en el vientre me preocupa
 
Del peso, mejor no hablamos... Ya me he llavado la primera bronca de la ginecóloga por coger tres kilos en el primer trimestre (y yo ya voy con sobrepeso). No es que tenga antojos, es que TODO me parece que está increíblemente bueno. Me pasaría el día comiendo dulce, salado, frito, al vapor... todo está riquísimo! Hemos pactado que a la próxima visita dentro de un mes sólo llevaré un kilo más (no lo veo yo muy claro) lo intentaré por el bien del bebé y el mio pero estoy muy caprichosilla.
 
 
 
Tengo muchas cosas más que explicaros, tantas, que creo que se merecen un post por cada una. Quiero hablaros de mi ropa premamá, del diario de embarazo de scrapbooking que estoy haciendo, del hospital que he elegido, de las cremas que utilizo, de los posibles nombres...
 
Gracias a las que continuais a mi lado, vuestra compañia me ha sabido y me sabe a gloria y gracias a todas las que os vayais uniendo. Me podeis seguir también en mi perfil de Facebook Marta Gris Martinez.